GREENFRIDAY

NOVIEMBRE 26.2021


Primero, recapitulemos sobre la palabra “consumidor”; el ser humano dejó de ser simplemente eso para basar su existencia en la idea de comprar, tirar y comprar; su propósito vital ha sido mantener el modelo económico en una serie de bucles definidos en 3 pasos, extraer, producir y desechar; para esto se desarrollaron los “deseos creados”, cosas que no son esenciales pero que debemos poseerlas para poder obtener “felicidad” “estatus” y una vida satisfactoria. Los gobiernos y las industrias estuvieron de acuerdo en esto y siguen contribuyendo a ejercer la presión mediante la obsolescencia funcional que es básicamente crear objetos con un tiempo de vida útil corto y la obsolescencia psicológica o percibida, que es cuando a pesar de que el objeto aun funciona no es utilizable ya que ha pasado de moda o no es tendencia.
Nos han hecho creer que para hacer crecer la economía mundial los humanos, pequeñas máquinas de trabajo, no somos suficientes con lo que realmente somos en esencia, entonces necesitamos comprar para poder “pertenecer”; a ¿qué? Pues a lo que sea, a un nicho especifico de la sociedad, a un nivel social, a un nodo cultural, o simplemente a este mundo. Entonces a costa de eso hemos creado fronteras invisibles donde nos paramos según las cosas que poseemos. Y eso nos ha costado recursos naturales, así como concentración de la riqueza en pocas manos que son precisamente las que han definido a qué ritmo debemos jugar.
A las mujeres por ejemplo, son a las que mas duro nos ha dado la industria, nos han hecho realmente consumidoras excesivas, debido a que se nos ha presionado para ser “perfectas” bajo un montón de parámetros estrafalarios que van desde el peso o el vello corporal y facial, o incluso el tono de piel; ya que todas debemos aspirar a ser jóvenes, delgadas y rubias a toda costa, incluso a punto de cirugías; sin embargo, nunca somos suficientes, a pesar de seguir comprando y comprando y llenando nuestros vacíos de cosas que luego irán a parar al cuarto de san alejo o la bodega mal lograda de la casa; lo que más adelante terminará en los vertederos de las ciudades pensando que de ahí nunca escaparán para dañar nuestra paz mental; pero es claro que lo único que hemos logrado es generar una cantidad de desechos infinita que invade nuestros terrenos y amenaza con contaminar nuestros océanos y nuestros ecosistemas.
El Blackfriday ha sido la puerta negra mas bien, que se abre cada noviembre para que millones de personas hagan filas extensas fuera de las grandes superficies esperando ser poseedores del último Iphone o la última versión de un tv; pero nadie está viendo el “impacto oculto” ese que no sale reflejado en la factura pero que detalla las inmensas brechas sociales alrededor del Mundo, donde millones de personas están siendo mal pagas y victimas de una especia de esclavitud moderna, el impacto sobre el gasto excesivo de recursos utilizados en la fabricación de productos obsoletos y la escasez de aquellos vitales como el agua.
Por esta razón año tras año hemos estado transformando el día negro en uno verde, y quisimos retomar este parágrafo final de nuestro artículo sobre el Greenfriday versión 2020; “Puede parecer irónico incentivar el No Consumismo, ¡consumiendo! Sin embargo, en un Mundo que parece siempre presionarnos a la compra, recreando crisis que nos llevan a ver la adquisición de cosas como una forma de estar “todos” bien; la única manera de estar fuera del sistema es hackearlo desde adentro; sí, solo ejerciendo nuestro derecho a elegir, comprar se convierte en un voto de confianza, para que en realidad TODOS estemos bien, redistribuyendo el dinero entre más personas, apostando para que los pequeños crezcan y creyendo en sus propuestas, si éstas realmente generan respuestas a los problemas ambientales y sociales de la actualidad”.
 
Este 2021 abrimos convocatoria para los negocios verdes, orgánicos, sostenibles, pero sobre todo LOCALES, desde Colombia para Latinoamérica, por cada compra que haces a un emprendedor o una pequeña empresa incentivas la economía a menor escala, y ayudas a hacer realidad los sueños de muchos. Buscamos visibilizar y viralizar una forma diferente de producción mas responsable y un consumo más consciente; pero recuerda:
 
*  No compres si no lo necesitas
*  Evita comprar solo por el descuento
*  Si no lo vas a usar, no lo lleves
*  No factures solo por emoción
 
Esta es la mejor oportunidad para difundir otro tipo de consumo, y una manera de repensar la forma en que se produce, estamos a puertas del 2030 y el Planeta se encuentra en 1.1 grados, el límite de temperatura es tan solo 9 grados más para que empecemos a ver las consecuencias catastróficas que nuestra generación podría soportar; así que esperamos que no solo este 26 de noviembre sea un viernes verde si no todos los días de aquí en adelante, mediante decisiones conscientes y compras responsables.
Te invitamos a apoyar nuestra iniciativa, viralizándola, adquiriendo productos de manera consciente, siguiendo la ruta de emprendimientos y continuar una vida con propósito sostenible.

Leave a Reply